A ÁLXEBRA DO MEDO

Diogo Tabuada

Category: Islamofobia

Journal of Middle East women`s studies

Home

Observatorio de islamofobia en los medios

Observatorio de la islamofobia en los medios

La emergencia del feminismo islámico

Sigo lendo La emergencia del feminismo islámico :

– “El conflicto entre el feminismo islámico y el secular sólo puede beneficiar a las fuerzas patriarcales reaccionarias, ya sean tradicionales o modernas (islamista o secular). Equiparar secular o moderno con igualdad y feminismo es algo pueril y desinformado, del mismo modo que si vinculamos fe y religión con anti-modernidad y anti-feminismo. Ni todos los musulmanes están en contra de los derechos de la mujer ni todos los seculares están a favor del feminismo o de los derechos de igualdad”

– “Cuando se utiliza como identidad, personalmente encuentro el término “feminista musulmana” (una musulmana que es feminista) menos problemático y más adecuado a la realidad actual que el término “feminismo islámico”. Por otro lado, el término “feminismo islámico” resulta más apropiado como concepto analítico en una investigación feminista y en la teología feminista, o como un término discursivo”.

Nayehre Tohidi.

Bosquexo un sorriso : gozoso chisporretear de electricidade no meu corpo.

8 de Novembro, 2017.

Mentras leo a selección de ponencias do primeiro/segundo Congreso internacional de feminismo islámico que tivo lugar en Barcelona no ano 2005, lembro aqueles dous textos – un en forma de epístola a Benedicto 16 e outro en forma de ensaio crítico – que foron publicados nas páxinas web de redescristianas.net e webislam.com; artigos que, en orixe, escribín para o portal dixital de Rebelión.

Non tiña intención algunha de mandalos a estas dúas páxinas. Seguramente os administradores de redescristianas.net e webislam.com consideráronos interesantes por algún motivo e publicáronos respetando o meu nome, data e autoría, mais sen pedirme permiso, cousa á que non lle din importancia en absoluto.

A cuestión é que non deixa de sorprenderme a data en que foron escritos os dous textos – son do ano 2008, xa pasou case unha década! -. ¿Estaba eu transitando territorios decoloniais sen decatarme?. Ó parecer, sí. O máis simpático do asunto é que xa comezara o camiño antes de coñecer os conceptos – e as prácticas – máis amistosas, menos conflictivas e menos pacíficas da inter-culturalidade e a inter-relixiosidade, alá polo ano 2010, cando tiven a oportunidade de asistir a un curso impartido por Victorino Pérez Prieto no Seminario Galego de estudos para a Paz. Aínda máis simpático é cair na conta de que nunca escoitara falar do termo decolonialismo ata moitos anos despois, escoitando a Ramón Grosfoguel.

Pouco despois veu a miña ruptura coa política e coa praxe que Manuel Dios Diz quería proxectar no Seminario Galego de Estudios para a paz. Caín na conta enseguida de que alí non existía a intención de xermolar filosofía e ciencia para o combate académico, cultural e político. Tiña máis que ver cun seminario de boas intencions e declamación de valores para o bo comportamento cívico que con outra cousa. Era, en definitiva, un seminario. E cos seminarios, sexan confesionais ou laicos, xa se sabe o que adoita acontecer habitualmente.

A marcha dos 20 millons.

Hai “datos” que non interesan : o odio é moi rentable.

https://es.sott.net/article/49656-20-millones-de-musulmanes-marchan-contra-ISIS-en-Irak-y-los-medios-occidentales-lo-ignoran-por-completo?fbclid=IwAR3wwjoe0BB0wpdz7-hFv8UvH0iI7dkwuWCg8h6Mqwnrb6kbljx9fjAgFpA

Sen destinos – únicos – no universal (Galician)

A unha intelixencia por-vir

Non é una excepción nin unha continxencia; o silencio programado, a brevidade e a asepsia informativas tralo atentado de Estambul, púxonos aos Europeos, de novo, en evidencia, por silencio doloso e cómplice. Ao atentado seguíronlle, instantáneamente, outra serie concatenada de atentados na capital de Bangladesh, Daca, tamén en Arabia Saudí – despois dun intento fallido en Quatif e outro en Medina – e na capital de Irak, Bagdad, o 4 e o 7 de Xullo respectivamente. Por suposto, tamén o silencio, a brevidade e a asepsia informativa compaxinada co ruido de centenares de tertulianos expertos en nada e sabedores de todo, foi a norma.

Recordo perfectamente os días – tensos – dos atentados na sede do diario satírico francés Charlie Hebdo. Recordo, tamén, os días posteriores aos últimos atentados na rede de metro de Bruxelas, a capital belga, así coma os días posteriores ao atentado de París, no restaurante Petit Cambodge : xusto ao día seguinte tódolos medios de comunicación audiovisuais, os informativos e a prensa escrita, ao unísono, amencían con titulares e rapsodias cheas de tráxica e patética grandilocuencia. Case parecía que eran tódolos ministerios do interior de Lady Europa os que falaban a través das bocas dos tertulianos oficiais de cada reino de taifa continental, e tamén, quenes escribían as columnas de opinión, as crónicas apresuradas just in time da prensa escrita do Reino de España e as sesudas propostas de laboratorio diplomático en política exterior sobre a conveniencia de garantizar ante todo a seguridade no mundo libre, predispoñendo a todo o sistema securitario Europeo á caza e captura do terrorismo islámico a calqueira prezo e con calqueira método de intervención. As consecuencias non importaban.

Podo entender o ton solemne ante tamañas carnicerías humanas, cando se verbalizan en quente. Podo entender a rabia e o desexo de aniquilar aos asesinos. O que non podo compartir é o efecto rebote e en cadea : a visceral Islamofobia extendéndose polo ecosistema cultural de Europa; e todo a pesares dos esforzos das comunidades Islámicas en Europa por condear ao unísono o atentado e responder, ao mesmo tempo, á ola mediática socializada de paralizadores estereotipos sobre o que o Islam é, debe ser ou pode chegar a ser, ou sobre cal, incluso, é a súa auténtica natureza totalitaria. Non faltou tampouco á cea o argumento-estrella, a saber : os países árabes son incapaces de entender o noso legado. Legado que, ao parecer, é monopolio intelectual dos Europeos, dos Europeos e de ninguén máis que dos europeos. Isto é : lady democracia e os dereitos humanos.

Deixando de lado o que de ideal radicalmente clásico ten a palabra democracia, e fuxindo das moderneces conceptuais que xustifican a necesidade de administrala a contagotas cara abaixo, supeditándoa cara arriba aos consellos de administración do reino euroamericano globalizado, cabería reflexionar de novo, e moito, sobre un tic discursivo que sempre resalta – e digo sem-pre – en perspectiva comparada : cando os atentados acontecen aquí, no lebensraum Euroamericano, a parálise institucional e a compulsión informativa é escalofriante, até que o orgasmo de rabia e odio amaina unha semana despois, cando os pousos do mesmo xa foron convenientemente sementados. Porén, cando os atentados acontecen alí, no lebensraum oriental, o ton informativo, a súa cantidade e precisión, difumínanse en menos de dous días.

A mensaxe é sempre clara cando o medo chama á porta das inmarcesíbeis institucions de occidente : ¡SOS, o noso mundo, a nosa forma de vida, a nosa civilizatio, debe ser defendida a capa e espada do seu mundo; un mundo no que reina o caos e no que, supostamente, case todos odian na súa integridade a Lady occidente, un mundo no que, supostamente, reina sempre o caos as 24 horas do día, e no que, supostamente, odiase tamén, integralmente, aos fundamentos filosóficos e políticos formais necesarios para a construcción dunha sociedade laica e democrática.

O máis cómico desta batería de estereotipos é que poderían aplicarse tamén ao espazo xeopolítico do occidente euro-americano, que de xestión democrática e laicidade non pode dar, precisamente, moitas leccions. E o máis cómico do suposto anti-occidentalismo ou anti-euroamericanismo dos países árabes e do Islam – moitas veces, repetidamente, dase por suposto que a arabidade e o Islam son unha e a mesma cousa, e por se non bastase con isto, proxéctase sobre ambos esencias identitarias inmutables- é que non teñen fundamento antropolóxico algún : abonda con observar a antropoloxía cultural cotiá en moitas ciudades de moitos países árabes e occidentais, en perspectiva comparada, e caer na conta de que é rotundamente imposible captar elementos absolutamente diferenciadores entre o que é característicamente occidental e o que é característicamente oriental, ou característicamente árabe e característicamente Islámico. Toda creación, material e simbólica, humana, ten elementos dalgo vello, por moi nova que queira autoconsiderarse. Toda creación, material e simbólica, humana, ten tamén semellanzas con algo outro, por moi idéntica a sí mesma que queira auto-considerarse. E sí, toda creación, material e simbólica, ten tamén momentos de continuidade e momentos de ruptura ao longo do tempo.

Oriente, en xenérico, e oriente medio, en concreto, é unha arbitraria e indefinida denominación xeográfica – políticamente interesada – do occidente euro-americano. Naceu tanto para entender como para exercer dominio e influencia sobre o mesmo. O árabe é un termo xenérico que simplifica as moitas variedades faladas do mesmo no planeta. E o Islam, pola súa parte, non é un texto canónico con interpretación ortodoxamente fechada ao pluralismo hermenéutico e interpretativo.

Como adoitamos ser selectivos en tódolos planos – e o recordó non é unha excepción -, ninguén recorda xa aquelas noticias nas que a UE consultaba coas autoridades da república francesa a posibilidade e conveniencia de relaxar durante un tempo as ortodoxias austeritarias da política económica europea para canalizar pingues inversions extra á política militar e securitaria. En resumo, todo o relativo á mesma política anti-terrorista consistente en querer matar moscas a canonazos – e queixarse nun futuro de que as moscas se armen para responder ao agravio -, e todo o relativo, tamén, á política e-inmigratoria do continente, consistente en sorrir diplomáticamente, en facer declaracions de principios e en, finalmente, demostrar con feitos que o único que zona baixo a diplomacia e-inmigratoria do continente europeo é un sonoro Get out of here!

Ninguén recorda, por suposto, a instantánea resposta de Francois Hollande e da aviación da república francesa despois do último atentado en París : bombardear conxuntamente, coa aviación Rusa, a Raqua, a capital Siria. E ninguén recorda, por suposto, o feito de que o silencio mediático foi tan sepulcral coma sepulcral foi a dor dos civiles inocentes e as súas familias despois do bombardeo. Todo isto, de novo, coa complicidade, co silencio responsable e doloso da inmensa mayoría dos gobernos e estados europeos. Todo isto, de novo, co silencio responsable e doloso da ONU e a participación activa da OTAN.

Se algo podemos concluir, á luz dos feitos e as prácticas, é que, sociolóxica, histórica e culturalmente falando, o vello adagio de que ante norte somos todos iguais é rotundamente falso; cando os mortos son os nosos, Lady Europa paga a violinistas e plañideras no enterro para que tensen máis o arco e choren máis intensamente. Mentras tanto, os mortos dos outros quedan encadrados desde a distancia, a vista de páxaro e con rexistro estadístico.

Co paso do tempo, delátase que esa distancia non é máis que o desexo – non públicamente recoñecido, por suposto – de ocultar selectivamente os recordos, as experiencias, os motivos profundos das resistencias e dos conflictos que non podemos captar coa lóxica – discursiva – do sentido común dos grandes poderes euro-americanos. Co paso do tempo, delátase, tamén, a vontade de ocultar selectivamente os duelos e as historias persoais que pongan en dúbida o suposto fundamento laico, pacífico, humanitario e democrático que inspira ás institucions de goberno da UE realmente existente. Lamentablemente, neste carácter selectivo, convén tamén integrar aos imperios consolidados non euro-americanos como Rusia e China, por exemplo, e a aquelas potencias cuxo camino oriéntase cara a vontade de devir en imperio emerxente.

E necesaria unha Europa das periferias resistentes basada nos paradigmas dun decrecimento ecolóxicamente fundamentado. Unha Europa decolonial que volva a re-valorizar a profunda importancia de coñecer e estimar a identidade cultural dos pobos dun xeito holístico. Unha Europa que recoñeza a vontada soberana das nacions que queren devir en estados democráticos e construir modelos de desenvolvimento alternativos ao modelo euro-americano. Unha Europa que reclame o principio do fin dos estados secuestrados no seu exercicio político soberano. Unha Europa da humanización do traballo industrial e da re-agrarización ecolóxica do seu modelo productivo.

Fai xa case unha década que intuín que un Paneuropeísmo con fundamento e práctica totalitaria sería o protagonista nas mal chamadas institucions democráticas da UE. Coma min, moitas outras voces das que me sinto parte, e antes ca min – co cal non quero darmas de euro-crítico avant la letre -, tomaban o mesmo horizonte epistemolóxico e discursivo. Pasan os anos e resúltame imposible ter confianza alguna nos chamados principios fundadores dun ideal europeísta ao que nunca se lle deu contido máis alá do reino do deber ser, do ideal, mais nunca desde a vontade de entender, previamente, o reino do ser no que se paraliza ese horizonte, e dende logo, nunca desde a intención de criticar até que punto, con silencio cómplice e doloso, en nome dos principios fundadores dese ideal europeísta, tratouse de xustificar un modelo de desenvolvimento de colosais e tráxicas consecuencias humanas.

Feitos son feitos : o control paranoico da poboación, das súas pautas migratorias e reproductivas, así coma o policultivo de inimigos e chivos expiatorios que funcionan coma eterno culpable ante a incapacidade para solucionar os propios problemas internos, seguen a ser a norma, non a excepción, na UE realmente existente. A supeditación das políticas fiscais e económicas aos caprichos curtoprazistas dos consellos de administración, seguen a ser a norma, non a excepción, na UE realmente existente. É evidente, así pois, que a Europa Post-Maastricht tutelada por Washington deviu nun monstruo alleo aos intereses cotians dos pobos de Europa. E a culpa disto, por suposto, non a ten, nin o Islam, nin o populismo, nin o coco comunista, nin o euro-escepticismo, nin o euro-criticismo, nin a vontade de independencia das nacions supeditadas a estados que acatan e aplican fidelmente tódalas ortodoxias fiscais e económicas do Eurogrupo, nin o feminismo da igualdade, nin o ecoloxismo, nin o decrecimento, nin a fiscalidade fundamentada no valor equidade/xustiza recaudatoria e distributiva, nin o pacifismo, nin a ética como horizonte da tekné política, nin o diálogo e a ciencia compartida en oposición ao retórico marketing político e ás pseudo-ciencias. Non; acabouse, estase acabando esa Caixa de Pandora chea cun variado surtido de inimigos aos que culpar nos cíclicos momentos de agudización das crises da UE do capital transnacional, e agora é o momento de que os pobos de Europa reclamen unha nova ola de re-democratización globalizada da vida económica e política.

As élites europeas son incapaces de entender – ou, se non o entenden, son remisas a pactar ese horizonte – que o cosmopolitismo e a universalidade dos sistemas sociais e culturais xamais poderán desenvolverse con naturalidade obrigándolles a considerar a UE realmente existente coma un destino único no universal, e o mesmo vale para os estados que obrigan aos seus sistemas sociais e culturais e asumir esa máxima.

Porque, non, Galicia non é un destino único no universal, nin España, nin Europa, nin Francia, nin Portugal, nin Sudáfrica… etc. Os destinos únicos no universal dos sistemas sociais e culturais que asumen a civilizatio neoliberal como horizonte están condeados á reproducción e re-emerxencia dos vellos prexuízos e falsidades de onte, de hoxe e de mañá, e polo tanto, auto-condeanse á auto-destrucción, empobrecemento e esquecemento da importancia do seu territorio, dos seus recursos, da súa paisaxe, dos seus eco-sistemas agro-alimentarios, forestais, fluviais e marítimo-pesqueiros, da súa flora e fauna, da memoria compartida e transmitida dos seus saberes tradicionais, da súa memoria histórica e contemporánea. En resumo : de todo aspecto da súa cultura material e inmaterial que poida servirlles para levar unha vida máis plena e menos dependiente do modelo euro-americano de gobernanza.

Guste ou non guste, existe un euro-escepticismo crítico, democrático de fondo, non só de forma, e rebelde. Existe un euro-escepticismo realista e analítico que camiña con motivación e horizonte contrario a ese euro-escepticismo que deixa ao escepticismo filosófico no armario cando devén políticamente fanático, islamófobo, racista e clasista. Ese euro-escepticismo non quere construir, senon destruir o ideal clásico e moderno de democracia para facer re-existir modelos de gobernanza neo-fascistas no político e neo-liberais no económico.

Tratar de confundir á opinión pública e aos cidadans mesturando, no seu espírito crítico e na súa motivación profunda, moral, ambos euro-escepticismos, é dunha irresponsabilidade e falsidade imperdonable. Convén responder sempre a esa asociación maniquea que leva camino de devir nunha especie de delirio profético secularizado no que todos os malos son sempre euroescépticos e todos os bos son sempre euro-crentes férreos no ideal europeísta que poucas veces quere encherse de contido antes de declamalo aos catro ventos. Por algo será, por suposto : as insuficiencias e incapacidades intelectivas sempre se ocultaron con retórica e toneladas de emotividade dispersa. Adoitan a facelo tanto os poderes constituídos para perpetuarse na súa gobernanza coma os poderes que se queren destituíntes sin alternativa estructurada á mesma.

O único destino no universal susceptible de non devir nunca totalitario, nin sequera intolerante, é aquel que asume que, en cuestions relativas á vontade de humanización da vida civil, política e relixiosa, todo está dito he escrito hai moito tempo… mais todo está por facer. Os crentes e non-crentes que nos criamos nas aventuras, desventuras e perplexidades da Europa contemporánea estamos, ao meu xeito de ver, no mesmo territorio mental e sensible, na mesma situación, na mesma encrucillada entre realidade e desexo, entre o ser eo deber ser, e por isto, estou convencido, transcribindo literalmente unas liñas de Albert Camus en Moral e política, do seguinte :

“Sempre é difícil unir realmente aos que combaten e aos que esperan. A comunidade da esperanza non é suficiente. É necesaria a comunidade das experiencias”.

Nin guerra de civilizacions, nin guerra culturas, nin guerra de relixions. Tódalas humanidades posibles poden construirse tanto dende a razón crítica, como dende a divulgación científica e tecnolóxica, como dende o compromiso político e dende a socialización do logos rellixioso como moral colectiva, non coma dogma formalizado e osificado a perpetuidade. Fraco favor nos facemos a nós mesmos se, nun proxecto de emancipación, consideramos que determinados saberes e ferramentas son susceptibles de tirarse no caixón do esquecemento.

Diego Taboada, a 9 de Xullo de 2016.

Sin destinos – únicos – en lo universal. (Spanish)

A una inteligencia por-venir

No es una excepción ni una contingencia; el silencio programado, la brevedad y la asepsia informativas tras el atentado de Estambul, nos puso a los europeos, de nuevo, en evidencia, por silencio doloso y cómplice. Al atentado le ha seguido, casi instantáneamente, otra serie concatenada de atentados en la capital de Bangladesh, daca, en concreto en la principal mezquita de la ciudad de Medina; también en Arabia Saudí – después de un intento fallido en Quatif – y en la capital de Irak, Bagdad, el 4 y el 7 de Julio respectivamente. Por supuesto, también el silencio, la brevedad y la asepsia informativa compaginada con el ruido de centenares de tertulianos expertos en nada, ha sido la norma.

Recuerdo perfectamente los días –tensos– de los atentados en la sede del diario satírico francés Charlie Hebdo. Recuerdo, también, los días postreros a los últimos atentados en la red de metro de Bruselas, la capital belga, así como los días posteriores al atentado de París, en el restaurante Petit Cambodge: justo al día siguente todos los medios de comunicación audiovisuales, los informativos y la prensa escrita, al unísono, amanecían con titulares y rapsodias llenos de trágica y patética grandilocuencia. Casi parecía que eran todos los ministerios del interior de Lady Europa los que hablaban a través de las bocas de los tertulianos oficiales de cada reino de taifa del continente, y también, quienes escribían las columnas de opinión, las crónicas apresuradas just in time de la prensa escrita del Reino de España y las sesudas propuestas en diplomacia y política exterior sobre la conveniencia de garantizar ante todo la seguridad en el “mundo libre” y predisponer a todo el sistema securitario Europeo a la caza y captura del terrorismo islámico a cualquier precio y con cualquier método de intervención. Sin importar las consecuencias.

Puedo entender el tono solemne ante tamañas carnicerías humanas, cuando se verbalizan en caliente. Puedo entender la rabia y el deseo de aniquilar a los asesinos. Lo que no puedo compartir es el efecto rebote y en cadena: la visceral islamofobia extendiéndose por el ecosistema cultural de Europa, a pesar de los esfuerzos de las comunidades islámicas en Europa por condenar al unísono el atentado y responder, al mismo tiempo, a la ola mediática socializada de paralizadores estereotipos sobre lo que el Islam es, debe ser o puede llegar a ser, o sobre cual, incluso, es su auténtica naturaleza totalitaria. No faltó tampoco a la cena el argumento-estrella: los países árabes son incapaces de entender nuestro legado. Legado que, al parecer, es monopolio intelectual de los Europeos, de los europeos y de nadie más que los europeos. A saber: lady democracia y los derechos humanos.

Dejando de lado lo que de ideal radicalmente clásico tiene la palabra democracia, y huyendo de las moderneces conceptuales que justifican la necesidad de administrarla a cuentagotas hacia abajo, supeditándola hacia arriba a los consejos de administración del reino transnacional globalizado – y, más en concreto, del reino transnacional globalizado euro-americano -, cabría reflexionar de nuevo, y mucho, sobre un tic discursivo que siempre resalta – y digo si-em-pre – en perspectiva comparada: cuando los atentados suceden aquí, en el lebensraum Euroamericano, la parálisis institucional y la compulsión informativa es escalofríante hasta que el orgasmo de rabia y odio amaina una semana después, cuando los posos del mismo ya han sido convenientemente sembrados. Sin embargo, cuando los atentados suceden allí, en el lebensraum oriental, el tono informativo, su cantidad y precisión, se difuminan en menos de dos días.

El mensaje es siempre claro cuando el miedo llama a la puerta de las inmarcesibles instituciones de occidente: ¡SOS!, nuestro mundo, nuestra forma de vida, nuestra civilizatio, debe ser defendida a capa y espada de su mundo; un mundo en el que reina el caos y en el que, supuestamente, casi todos odian en su integridad a Lady occidente, un mundo en el que, supuestamente, reina siempre el caos las 24 horas del día, y en el que, supuestamente, se odia también, integralmente, a los fundamentos filosóficos y políticos formales necesarios para la construcción de una sociedad laica y democrática.

Lo más cómico de esta batería de estereotipos es que podrían aplicarse también al espacio geopolítico del occidente euro-americano, que de gestión democrática y laicidad no puede dar, precisamente, muchas lecciones. Y lo más cómico del supuesto anti-occidentalismo o anti-euroamericanismo de los países árabes y del Islam – muchas veces, repetidamente, se da por supuesto que la arabidad y el Islam son una y la misma cosa, y por si no fuese poco, se proyecta sobre ambos esencias identitarias inmutables – es que no tienen fundamento antropológico alguno: basta con observar la antropología cultural cotidiana en muchas ciudades de muchos países árabes y occidentales, en perspectiva comparada, y caer en la cuenta de que es rotundamente imposible captar elementos absolutamente diferenciadores entre lo que es característicamente occidental y lo que es característicamente oriental, o característicamente árabe y característicamente islámico. Toda creación, material y simbólica, humana, tiene elementos de algo viejo, por muy nueva que quiera autoconsiderarse. Toda creación, material y simbólica, humana, tiene también semejanzas con algo otro, por muy idéntica a sí misma que quiera autoconsiderarse. Y sí, toda creación, material y simbólica, tiene también momentos de continuidad y momentos de ruptura a lo largo del tiempo. Oriente, en genérico, y oriente medio, en concreto, es una arbitraria e indefinida denominación geográfica – políticamente interesada – del occidente euro-americano. Nació tanto para entender como para ejercer dominio e influencia sobre el mismo. El árabe es un término genérico que simplifica a las muchas variedades habladas en el planeta. Y el Islam, por su parte, no es un texto canónico con interpretación ortodoxamente cerrada al pluralismo interpretativo.

Como solemos ser selectivos en todos los planos – y el recuerdo no es una excepción -, nadie recuerda ya aquellas noticias en las que la UE consultaba con las autoridades de la república francesa la posibilidad y conveniencia de relajar durante un tiempo las ortodoxias austeritarias de la política económica europea para canalizar pingües inversiones extra a la política militar y securitaria. En resumen, todo lo relativo a la misma política antiterrorista consistente en querer matar moscas a cañonazos –y quejarse en un futuro de que las moscas se armen para responder al agravio- y todo lo relativo, también, a la política e-inmigratoria del continente, consistente en sonreir diplomáticamente, en hacer declaraciones de principios y en, finalmente, demostrar con hechos que lo único que suena bajo la diplomacia e-inmigratoria del continente europeo es un sonoro Get out of here!

Nadie recuerda, por supuesto, la instantánea respuesta de Francois Hollande y de la aviación de la república francesa después del último atentado en París: bombardear conjuntamente, sin piedad, con la aviación Rusa, a Raqua, la capital Siria. Y nadie recuerda, por supuesto, el hecho de que el silencio mediático fue tan sepulcral como sepulcral fue el dolor de los civiles inocentes y sus familias durante y después del bombardeo. Todo ello, de nuevo, con la complicidad, con el silencio responsable y doloso de la inmensa mayoría de los gobiernos y estados europeos. Todo ello, de nuevo, con el silencio responsable y doloso de la ONU y la participación activa de la OTAN.

Si algo podemos concluir, a la luz de los hechos y las prácticas, es que, sociológica, histórica y culturalmente hablando, el viejo adagio de que ante la muerte somos todos iguales es rotundamente falso; cuando los muertos son los nuestros, Lady Europa paga a violinistas y plañideras en el entierro para que tensen más el arco y lloren más intensamente. Mientras tanto, los muertos de los otros quedan encuadrados desde la distancia, a vista de pájaro y con registro estadístico.

Con el paso del tiempo, se delata que esa distancia no es más que el deseo – no públicamente reconocido, por supuesto – de ocultar selectivamente los recuerdos, las experiencias, los motivos profundos de las resistencias y de los conflictos que no podemos captar con la lógica –discursiva– del sentido común de los grandes poderes euro-americanos. Con el paso del tiempo, se delata, también, la voluntad de ocultar selectivamente los duelos y las historias personales que pongan en duda el supuesto fundamento laico, pacífico, humanitario y democrático que inspira a las instituciones de gobierno de la UE realmente existente. Lamentablemente, en este carácter selectivo, conviene también integrar a los imperios consolidados no euro-americanos como Rusia y China, por ejemplo, y a aquellas potencias cuyo camino se orienta hacia la voluntad de devenir en imperio emergente.

Es necesaria una Europa de las periferias resistentes fundamentada en los paradigmas de un decrecimiento ecológicamente fundamentado. Una Europa decolonial que vuelva a re-valorizar la profunda importancia de conocer y estimar la identidad cultural de los pueblos de un modo holístico. Una Europa que reconozca la voluntad soberana de las naciones que quieran devenir en estados democráticos y construir modelos de desarrollo alternativos al modeo euro-americano. Una Europa que reclame el principio del fin de los estados secuestrados en su ejercicio político soberano. Una Europa de la humanización del trabajo industrial y de la re-agrarización ecológica de su modelo productivo.

Hace ya casi una década que intuí que un Paneuropeísmo con fundamento y práctica totalitaria sería el protagonista en las mal llamadas instituciones democráticas de la UE. Como yo, muchas otras voces de las que me siento parte, y antes que yo – con lo cual no quiero dármelas de euro-crítico avant la letre –, tomaban el mismo horizonte epistemológico y discursivo. Pasan los años y me resulta imposible tener confianza alguna en los llamados principios fundadores de un ideal europeísta al que nunca se le ha dado contenido más allá del reino del deber ser, de lo ideal, pero nunca desde la voluntad de entender, previamente, el reino del ser en la que se paraliza ese horizonte, y desde luego, nunca desde la intención de criticar hasta qué punto, con silencio cómplice y doloso, en el nombre de los principios fundadores de ese ideal europeísta, se ha tratado de justificar un modelo de desarrollo de colosales y trágicas consecuencias humanas.

Hechos son hechos: el control paranoico de la población, de sus pautas migratorias y reproductivas, así como el policultivo de enemigos y chivos expiatorios que funcionan como eterno culpable ante la incapacidad para solucionar los propios problemas internos, siguen siendo norma, no excepción, de la UE realmente existente. La privatización e integración en los selectivos mecanismos de mercado de bienes básicos, universales y necesarios, siguen siendo norma, no excepción, en la UE realmente existente. La supeditación de las políticas fiscales y económicas a los caprichos cortoplacistas de los consejos de administración, siguen siendo norma, no excepción, en la UE realmente existente. Es evidente, así pues, que la Europa Post-Maastricht tutelada por Washington ha devenido en un monstruo ajeno a los intereses cotidianos de los pueblos de Europa. Y la culpa de ello, por supuesto, no la tiene, ni el Islam, ni el populismo, ni el coco comunista al acecho, ni el euro-escepticismo, ni el euro-criticismo, ni la voluntad de indepedencia de las naciones supeditadas a estados que acatan y aplican fielmente todas las ortodoxias fiscales y económicas del Eurogrupo, ni el feminismo de la igualdad, ni el ecologismo, ni el decrecimiento, ni la fiscalidad fundamentada en el valor equidad y justicia, ni el pacifismo, ni la ética como horizonte de la tekné política, ni el diálogo y la ciencia compartida en oposición al retórico marketing político y a las pseudo-ciencias. No; se acabó, se está acabando esa caja de pandora llena con un variado surtido de enemigos a los que culpar en los cíclicos momentos de agudización de las crisis de la UE del capital transnacional, y ahora es el momento de que los pueblos de Europa reclamen una nueva ola de re-democratización globalizada de la vida económica y política.

Las élites europeas son incapaces de entender – o, si lo entienden, son remisas a pactar ese horizonte – que el cosmopolitismo y la universalidad de los sistemas sociales y culturales jamás podrán desarrollarse con naturalidad obligándoles a considerar a la UE realmente existente como un destino único en lo universal, y lo mismo vale para los estados que obligan a sus sistemas sociales y culturales a asumir esa misma máxima.

Porque, no, Galicia no es un destino único en lo universal, ni Europa, ni España, ni Francia, ni Portugal, ni Sudáfrica… etc. Los destinos únicos en lo universal de los sistemas sociales y culturales que asumen la civilizatio neoliberal como horizonte están condenados a la reproducción y re-emergencia de los viejos prejuicios y falsedades de ayer, de hoy y de mañana, y por lo tanto, se auto-condenan a la auto-destrucción, empobrecimiento y olvido de la importancia de su territorio, de su paisaje, de sus eco-sistemas agro-alimentarios, forestales, fluviales y marítimo-pesqueros, de su flora, de su fauna, de la memoria compartida de sus saberes tradicionales, de su memoria histórica y contemporánea. En resumen: de todo aspecto de su cultura material e inmaterial que pueda servirles para llevar una vida más plena y menos dependiente del modelo euroamericano de gobernanza.

Guste o no guste, existe un euro-escepticismo crítico, democrático de fondo, no sólo de forma, y rebelde. Existe un euro-escepticismo realista y analítico que camina con motivación y horizonte contrario a ese euro-escepticismo que deja el escepticismo filosófico en el armario cuando deviene políticamente fantático, islamófobo, racista y clasista. Ese euro-escepticismo no quiere construir, sino destruir el ideal clásico y moderno de democracia para hacer re-existir modelos de gobernanzas neo-fascistas en lo político y neo-liberales en lo económico.

Tratar de confundir a la opinión pública y a los ciudadanos mezclando, en su espíritu crítico y en su motivación profunda, moral, ambos euro-escepticismos, es de una irresponsabilidad y falsedad imperdonable. Conviene responder siempre a esa asociación maniquea que lleva camino de devenir en una especie de delirio profético secularizado en el que todos los malos son siempre euroescépticos y todos los buenos son siempre creyentes férreos en el ideal europeísta que pocas veces quiere llenarse de contenido antes de declamarlo a los cuatro vientos. Por algo será, por supuesto: las insuficiencias e incapacidades intelectivas siempre se han ocultado con retórica y toneladas de emotividad dispersa. Lo suelen hacer tanto los poderes constituídos para perpetuarse en su gobernanza como los poderes que se quieren destituyentes sin alternativa estructurada para apartarlos de la misma.

El único destino en lo universal susceptible de no devenir nunca totalitario, ni siquiera intolerante, es aquel que asume que, en cuestiones relativas a la voluntad de humanización de la vida civil, política y religiosa, todo está dicho y escrito hace mucho tiempo… pero todo está por hacer. Los creyentes y no-creyentes que nos hemos criado en las aventuras, desventuras y perplejidades de la Europa contemporánea estamos, a mi modo de ver, en el mismo territorio mental y sensible, en la misma situación, en la misma encrucijada entre realidad y deseo, entre el ser y el deber ser, y por ello, estoy convencido, transcribiendo literalmente unas líneas de Albert Camus en Moral y política, de lo siguiente:

– “Siempre es difícil unir realmente a los que combaten y a los que esperan. La comunidad de la esperanza no es suficiente. Es necesaria la comunidad de las experiencias.”

Ni guerra de civilizaciones, ni guerra de culturas, ni guerra de religiones. Todas las humanidades posibles pueden construirse tanto desde la razón crítica, como desde la divulgación científica y tecnológica, como desde el compromiso político y desde la socialización del logos religioso como moral colectiva, no como dogma formalizado y osificado a perpetuidad. Mal favor nos hacemos a nosotros mismos si, en un proyecto de emancipación, consideramos que determinados saberes y herramientas son susceptibles de relegarse al cajón del olvido.

Triste – y vomitiva – Europa.

Ustedes lo han visto. No es la clásica historia de ricchi contro poveri, no. Ustedes lo han visto, no había motivación política alguna en el acto, no. Reconózcanlo; ustedes lo han visto claro y diáfano como lo han visto millones de personas en toda Europa, y no hay excusa: un pequeño grupo de mujeres en la más pérfida miseria humillándose y haciendo de marionetas para satisfacer las burlas de un nutrido grupo de machos-alfa centroeuropeos tratándolas del mismo modo en que algunos seres humanos tratan a un burro con la clásica técnica de la zanahoria atada a un palo. Recientemente, a la salida del partido entre el Barcelona y el Arsenal, se ha repetido la misma pauta de conducta por parte de los hinchas del Arsenal.

Es deseo de humillar, sin más. Deseo de burlarse y de controlar al otro. Deseo de sentirse superior. Convicción de que el ser con el que se está jugando tiene la categoría de no-persona y placer morboso, indisimulado, en sentir que, durante un momento, los movimientos de otro ser dependen de nuestro capricho.

A eso, a palo seco, se le llamó siempre voluntad de poder. Y la decisión auto-determinada de usarlo contra los demás trasciende incluso las explicaciones que utilizan las clásicas variables sociológicas. El vomitivo comportamiento de los hinchas del PSV ilustra claramente hasta qué punto los seres humanos – seres de costumbres aprendidas que somos, para lo bueno y para lo malo – imitan y practican entre sí el mismo trato que un ser puede infligir a otro en una posición de superioridad económica o privilegio político, pero en ámbitos más cotidianos y alejados de las cámaras.

Ninguno de los allí presentes eran parte de esa malévola clase media susceptible de traicionar la causa de la solidaridad entre los pueblos, ni tampoco eran parte de esa malévola clase media que se hace mecánicamente conservadora y votante de la extrema derecha, ni tampoco parte de esa mala, malísima clase media que suele dar preeminencia a sus intereses particulares que a la solidaridad entre la clase trabajadora. He crecido toda mi vida con ese absurdo relato y, desde hoy, no pienso hacerle el más mínimo caso. Es el relato de la sospecha moral, política y cultural permanente que los auténticos revolucionarios que vienen de las alcantarillas de la sociedad proyectan sobre el supuesto egoísmo insolidario de los estratos sociales intermedios. Es el relato de la aristocracia intelectual de la clase trabajadora que considera como enemigo a batir a las clases medias, y no, no pienso hacerle el más mínimo caso. Esta sociedad es mucho más compleja que la reducción a un relato totalizador.

Hechos son hechos, y ustedes podrán odiarme si quieren, pero la verdad es la siguiente: todos los allí presentes eran pueblo raso. Todos los allí presentes, humilladores y predispuestas a humillarse, eran occidentales y no-occidentales. Todos los allí presentes, humilladores y predispuestas a humillarse, eran hombres y mujeres, como muestra el hecho de que muchas de las parejas de los machos-alfa centroeuropeos allí presentes se reían y aplaudían la vomitiva macarrería de sus parejas o esposos. Todos los allí presentes eran, sencillamente, la manifestación concreta del exitoso efecto pedagógico y cultural que el capitalismo neoliberal ha inoculado en la vida civil y cotidiana de los pueblos. La analfabetización y el analfabetismo moderno consiste, al fin y al cabo, en ser capaces de hacer de un sujeto que sabe leer y escribir un encefalograma plano en lo referente a su desarrollo intelectual y volición moral.

En verdad, el hombre nuevo que fundamentaba la cosmovisión de las formas más ideologizadas de ese significante llamado socialismo, hace tiempo que ha sido creado y alimentado por el capitalismo, pero con la intención y el resultado inverso. Ese hombre nuevo se llama, a secas, ignorancia. Y a efectos prácticos, a secas, sólo puede manifestarse en múltiples formas de cosificar y tratar violentamente al otro. Las alternativas, por supuesto, siguen susurrándose entre el silencio del desierto y el ruido de la tv-política monopolizada por tertulianos expertos en nada y sabedores de todo.

Triste Europa, triste condición humana. Triste eres cuando observo el comportamiento de tus pueblos, y triste, también, cuando observo el nihilismo financiero de tus élites.

© 2019 A ÁLXEBRA DO MEDO

Theme by Anders NorenUp ↑