Denuncian que el Estado español lidera una gravísima amenaza para las libertades y el acceso a la información por Internet